miércoles, 13 de abril de 2016

COMERCIO ELECTRÓNICO Y NEGOCIACIONES INTERNACIONALES: NUEVOS DESAFÍOS.






COMERCIO ELECTRÓNICO Y NEGOCIACIONES INTERNACIONALES: NUEVOS DESAFÍOS.


Abogada egresada de la UNLP (Argentina). Investigadora-Docente en la UBA (Invitada de la Especialización en Derecho Informático), y en la USAL (Maestría en Ciencia de la Legislación). Miembro del Observatorio Iberoamericano de Protección de Datos; del Instituto de Derecho Constitucional y Político de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNLP, y de otras instituciones Científico -Académicas. Reconocimiento Internacional de Dignísima Jurista por la Universidad de Trujillo, Perú.


PALABRAS CLAVE: Comercio Electrónico-Internet-Constitución-Consumidor-Trasferencias Internacionales.


RESUMEN: Con la irrupción de Internet se creó un nuevo canal de ventas (la web) que no requiere la presencia física de los contratantes. Nace así un nuevo tipo de empresa dedicada a vender productos físicos a través de la red o de modo online. En las trasferencias internacionales de datos, surgidas en el mundo globalizado y en el área principalmente del comercio electrónico, los Estados, las empresas y otras instituciones, deben adoptar criterios unificadores de tratamiento de los datos personales y normativas uniformes con respecto a estas cuestiones.



ABORDAJE METODOLÓGICO:
Para desarrollar la presente Investigación sobre la Ponencia a presentar, (para garantizar y profundizar el enfoque científico del trabajo), voy a emplear el método cualitativo, para averiguar el valor del objeto de estudio. La cualidad, la calidad del mismo, el modo de ser o sus propiedades.  El otro método de Investigación va a ser el Deductivo; partir desde el conocimiento general, para llegar a la cuestión particular, para sustentar la Hipótesis de la Tesis de las Conclusiones, que revelarán las posibles soluciones ante el planteamiento del Problema. El estado del arte de la cuestión sobre Derechos del Consumidor, ya lo hemos observado desde la legislación local e internacional   y  sus consecuencias. Hoy el tema varía y hay una bisagra: la Internet. Es el invento más maravilloso del hombre, pero debe ser utilizado con mesura y respeto a los DHH y a las Garantías Constitucionales; sino será una herramienta, que inclusive podría menoscabar libertades y Derechos civiles ya conquistados. Voy a analizar el material que he recolectado, relacionado con mi temática de trabajo, y a elaborar una Hipótesis para podes expresarla. Mi propuesta, es que a través de la unificación de criterios jurídicos, se pueda lograr una legislación más uniforme y pragmática sobre los Derechos del Consumidor en Internet, y su impacto trasnacional.

INTRODUCCIÓN

DESARROLLO.

Desde que se inventó el comercio y hasta nuestros días, las empresas y los comerciantes han vendido productos que eran objetos físicos, es decir, objetos que se podían percibir con los sentidos como comida, artículos para el hogar, medicamentos, automóviles, libros, etc. Estos bienes “físicos” se han ofrecido a los clientes a través un canal de distribución o de venta físico (cara a cara o frente a un mostrador): comerciales y vendedores que visitaban directamente a los clientes, o usuarios que se acercaban personalmente a los establecimientos mercantiles.[1]
Con la irrupción de Internet se creó un nuevo canal de ventas (la web) que no requiere la presencia física de los contratantes. Nace así un nuevo tipo de empresa dedicada a vender productos físicos a través de la red o de modo online. Las primeras empresas fueron Amazon, Apple, Dell, Best Buy, Staples, Walmart, Zappos, Vistaprint, etc. A este grupo se sumaron las compañías que se iniciaron con la venta de productos físicos en lugares físicos que migraron después hacia el canal digital.
La empresa dedicada al comercio electrónico viene a cubrir un nuevo nicho de mercado: bienes físicos vendidos a través de un canal web. Internet revolucionó el mundo de la distribución física: los comercios dedicados a la venta de zapatos, libros, música, películas o electrónica de consumo ahora también podían venderlos a través del ciberespacio. Las ventas a través de un canal web se podían realizar utilizando formularios online, descargas desde plataformas, almacenamiento de archivos en la nube, correo electrónico, etc.[2]
.

NORMAS LEGALES EN ARGENTINA. BLOQUE DE CONSTITUCIONALIDAD

El marco legal que regula la relación de consumo y los derechos y deberes de los actores involucrados en esa relación se estructura a partir del precepto contenido en el artículo 42 de la Constitucional Nacional. La norma constitucional constituye un verdadero estatuto de derechos y obligaciones que se complementa, básicamente, con la Ley de Defensa del Consumidor N° 24.240 y sus modificaciones. [3]
La ley fundamental, es la Constitución Nacional de Argentina. En ella están plasmados las declaraciones, derechos y garantías de los ciudadanos. El estado debe responder ante las demandas sociales de la ciudadanía. En el Art. 43, tercer párrafo,  se establece la Garantía  de Habeas Data, una acción de tutela jurídica efectiva dentro del Derecho Procesal Constitucional, que se diferencia de la Protección de Datos, un Derecho Autónomo e Independiente Declarado por la Agencia Española de Protección de Datos. También se tienen en cuanta los Tratados Internacionales del Art. 75 inciso 22, que incorporan los Tratados de Derechos Humanos con Jerarquía Constitucional. También los Art. 18 ( Principio de Legalidad) y 19 ( Principio de Reserva ).[4]


En las trasferencias internacionales de datos, surgidas en el mundo globalizado y en el área principalmente del comercio electrónico, los Estados, las empresas y otras instituciones, deben adoptar criterios unificadores de tratamiento de los datos personales y normativas uniformes con respecto a estas cuestiones.
Los controles de calidad de los productos y servicios, y su certificación de garantía, como también los deberes de información de los mismos a los consumidores por parte de los proveedores, es fundamental para el desarrollo exitoso del negocio.
INTERCAMBIO DE DATOS TRASFORNTERIZOS.

La integración económica y social resultante del establecimiento y funcionamiento de un mercado globalizado, ha implicado un desarrollo notable de los flujos transfronterizos de datos personales entre distintos agentes públicos y privados establecidos en diferentes países. Este flujo de datos se ha visto favorecido por factores como el avance de las tecnologías de la información y, en particular, el desarrollo de Internet, que facilitan considerablemente el tratamiento y el intercambio de información, y que permiten compartir recursos tecnológicos, centralizar determinadas actividades y procesos, y abaratar costes en la prestación de servicios por la propia empresa fuera del país en el que se encuentra establecida





Según autores como Roberto Rúiz  Díaz Labrano, en las transacciones comerciales electrónicas, es difícil establecer un elemento de conexión , ya que no se realizan en el mundo físico, sino que su territorio es el mundo virtual, el ciberespacio. La internet es el principal canal de comercio electrónico, como lo fue antes el fax o EDI.  La determinación de la ley aplicable y jurisdicción es un tema aparte, y de consenso entre las partes contratantes. 
La autonomía de la voluntad debe premiar entre el proveedor y consumidor o usuario: la lex mercatoria elegida puede remitirse, como en varios fallos, al domicilio del demandante o demandado, donde se originó el contrato o de donde surgió el daño mayor. Este último criterio está siendo muy elegido, debido a la práctica jurisprudencial.
En los países de la common law es mucho más práctico aplicar un derecho uniforme o comunitario´, de acuerdo a la experiencia recolectada en las cortes, pero en un sistema diferente, las partes deben recurrir al Derecho Internacional Privado y Público para encontrar soluciones dentro de las reglas de la Comunidad Internacional, que garanticen los debidos derechos y obligaciones. 
Según Labrano[5], además del Convenio de Roma sobre los Tratados, podría adoptarse la Convención de la ONU sobre venta internacional de bienes de 1980, lo proveniente de UNIDROIT sobre los principios de los contratos  comerciales internacionales o de UNCITRAL la “ley modelo del Comercio electrónico”.

CONCLUSIONES
Todo esto podría solucionarse en el ámbito de la Unión Europea con la adopción de un sello Iberoamericano para el tratamiento de datos personales, no sólo en la eurozona, sino fuera de ella, para generar confianza, certeza en la calidad de la información personal, y seguridad jurídica en los modelos de negocio, lo que beneficiaría de gran manera al mercado, y sobre todo, fortalecerá las garantías constitucionales y los DDHH. [6]
 Se puede llegar a una solución satisfactoria de la cuestión, mediante la cooperación internacional entre los diferentes países y sus actores en la toma de decisiones sobre estas cuestiones, paras ser agentes de cambio y de trasformación de los criterios legales, unificándolos en beneficio del tratamiento, protección y promoción de datos personales.
En nuestra legislación, se deberían adoptar estos criterios para satisfacer las demandas sociales que se plantean en el marco del desarrollo del comercio electrónico, como ser deberes de información al consumidor, posibles vicios del producto o servicio, reclamos y obviamente la Protección de Datos Personales, (un derecho autónomo e independiente, declarado por la Agencia Española de Protección de datos). Todo mediante criterios razonables, con un lenguaje claro para el consumidor, buenas prácticas, métodos de resolución alternativa de conflictos y autorregulación. Y sobre todo con ética, y no solo en los códigos, sino en la vida misma, en cada actuar de la vida cotidiana, podemos actuar individualmente en beneficio del bien común. Y más en Internet, donde las conductas sociales multiplican su impacto por la rapidez de la información…es la llamada Infoética, de la cual me ocuparé más adelante.



[1] “Derecho e Identidad Digital post mortem”. Sitio web: http://www.lenguajejuridico.com/testamento-digital/. Fecha de la consulta: 21/3/2016.

[2] “Derecho e Identidad Digital post mortem”. Sitio web: http://www.lenguajejuridico.com/testamento-digital/. Fecha de la consulta: 21/3/2016.


[3] Constitución Nacional Argentina. Sitio web: http://www.senado.gov.ar/Constitucion/capitulo1. Fecha del consulta del sitio: 13/4/2016.

[4] Constitución Nacional Argentina.  Op. Cit.
[5]  Ruíz Díaz Labrano, Roberto. Op. Cit.
[6]   Fundamentos expresados por el Director Daniel López  Carballo, Director del Observatorio Iberoamericano de Protección de Datos, y sus miembros (entre los cuales me incluyo), en la reciente Declaración de San José, “Hacia la implantación de un sello sobre el tratamiento de datos personales en Iberoamérica”.  Sitio web:  http://oiprodat.com/declaracion-de-san-jose/ . Fecha de consulta del sitio: 13/4/2016.

No hay comentarios: