viernes, 21 de septiembre de 2012

CIBERVIGILANCIA



PIRATEAR EN LA WEB YA NO ES LO QUE ERA



En Francia, la Justicia llevó a cabo la primera condena por realizar descargas ilegales de ficheros en Internet. La multa no fue extremadamente cuantiosa: 150 euros. El caso se encuadró en la figura de la “negligencia”.
La Justicia cada vez se muestra menos flexible con las libertades que ofrece Internet. Desde el procesamiento al dueño de la web Megaupload, donde se compartían archivos de todo tipo, muchos de ellos protegidos por derechos de autor, otros casos salieron a la luz. En Argentina, por ejemplo, se procesó a los dueños de uno de los foros más grandes y reconocidos del ciberespacio: Taringa!

Pero también se apunta a los usuarios. En Estados Unidos, por ejemplo, un hombre fue obligado a pagar la exorbitante suma de 675.000 dólares por descargar, ilegalmente, 31 canciones por las cuales varias compañías discográficas lo demandaron, buscando quizás que su caso sirva de ejemplo.

En orden a esta tendencia, la Justicia francesa falló por primera vez en su historia contra un usuario que descargó, también, música de forma ilegal desde Internet. Si bien en este caso la multa no fue de un monto cuantioso (tan solo 150 euros), se trata del primer pronunciamiento que hay en este sentido y que servirá de precedente para las empresas que buscan combatir la piratería del ciberespacio.

Por estos motivos, un tribunal de Belfort, una ciudad al este del país galo, encuadró el delito en la figura de la “negligencia”, debido a que el hombre denunciado, quien reconoció que fue su mujer la que realizó las descargas, no había protegido su red del espacio desde donde se bajaron las canciones.

Según precisaron fuentes judiciales, el hombre, titular de la línea, había recibido varias advertencias sobre la necesidad de proteger e inhabilitar su red de los sitios desde donde se podían hacer las descargas ilegales.

Estos avisos sobre la peligrosidad e ilegalidad de ciertos sitios están contemplados en la legislación francesa: antes de que una persona pueda ser denunciada por estos hechos, debe ser advertida en tres ocasiones, una por correo electrónico y dos por la vía normal de correspondencia. De persistir la actitud, la Comisión de Protección de Datos decide si acudir a los tribunales o no.

El paso previo corresponde a la Alta Autoridad de Difusión de Obras y Protección de Derechos en Internet (HADOPI, por sus siglas en francés), quienes a su vez se encargan de notificar a los usuarios acerca de la piratería en Internet.

Según el titular de la entidad, en la actualidad la Justicia está tramitando 14 expedientes relativos a descargas ilegales desde la web.

En la Ley francesa se estipula, a su vez y en este sentido, multas de hasta 1500 euros y un mes sin acceso a Internet para aquellos que compartan y descarguen archivos de forma ilegal. Para este caso en particular, el fiscal había solicitado una sanción monetaria de 300 euros, que fue reducida a la mitad.

FUENTE: JUDICIAL.






 

No hay comentarios: