lunes, 9 de marzo de 2009

El 25 % de los Niños visitó sin querer algún sitio pornográfico.- Tienen entre 4 y 18 años y caen en la trampa de varios hackers en la web.-


Cecilia Traversa es psicopedagoga y tiene un hijo de 16 años que suele pasar varias horas frente la compu. Como muchos de su edad, el chico usa internet desde la tranquilidad de su pieza, y para su madre, según ella misma cuenta, suele ser un verdadero misterio los sitios y páginas por las que anda. "El control pasa por la comunicación -dice sin embargo Cecilia-, la mejor forma de prevenir es hablar, aconsejar.
Pero para eso los padres tenemos que estar todo el tiempo capacitándonos y buscando entender el nuevo lenguaje que tienen los chicos en esta era digital".Lo que dice ella como madre y psicopedagoga no es caprichoso.
Una encuesta online confirmó en los últimos días un problema que ya es moneda corriente en varios hogares de nuestro país y el mundo: el de los nenes que, filtro o no mediante, caen en la trampa de los hackers y terminan viendo sin buscarlo ni quererlo los sitios web dedicados a la pornografía. Según datos recientes, el 25% de los chicos de entre 4 y 18 años se animó a contarle a sus papás que tras abrir un correo electrónico basura o después de bajar de internet películas o series de TV supuestamente infantiles, la trampa de los hackers redireccionó la búsqueda hacia páginas pornográficas o sadomasoquistas, que ellos no querían ver.
Los datos surgen de una encuesta online realizada en nuestro país por el grupo de informática de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), con la idea de analizar cuál es el nivel de control que los padres ejercen sobre sus hijos cuando éstos están conectados frente a la computadora. El 42% de los entrevistados tiene hijos de entre 4 y 8 años; el 26%, de entre 9 y 12 años; y el resto, de entre 13 y 18 años. Todos, de una u otra manera, no saben cómo hacer para controlar la infinita variedad de recursos que utilizan los hackers a la hora de engañar a los más chicos.
"Lo mejor es orientarse en los contenidos y actualizaciones que tiene internet para ofrecer -insiste Traversa-. Uno como padre tiene que conocer tanto la información que circula por la web como las distintas estrategias que utilizan personas patológicas para captar y afectar a los más chicos".Claro que no sólo los chicos caen en la trampa. La técnica es conocida como "phishing" y es empleada tanto contra adultos como contra niños. Se trata del envío de un correo electrónico falso que invita a ingresar a un link que, en el caso de los adultos redirecciona a una página falsa de un banco.
En el caso de los chicos, a una supuesta página de un sitio infantil que posteriormente lleva a un sitio porno.El problema preocupa. Según la SAP, la mitad de los chicos en los hogares encuestados se conecta a diario a internet, pero en casi la mitad de los hogares no hay un adulto supervisando qué hacen en la Red. Además, el 31% de los padres encuestados no conoce el apodo que usan los chicos al conectarse, y el 52% no sabe quiénes son los contactos que tienen sus hijos en el mensajero instantáneo.
Y mientras que en el 90% de los hogares encuestados las PC tienen antivirus, el 71% de los padres no activa o no sabe si están activos los filtros de control parental, que intentan bloquear el acceso a páginas con contenidos no aptos para menores.Según explican los especialistas en seguridad informática, quienes practican el "phishing" suelen colocar un programa de computación en el software que se usa para bajar películas o programas de TV infantiles que, inexorablemente, renvían una y otra vez a una página porno o sádica.Frente a esto, una de las respuestas que más preocupó al equipo de informática de la SAP fue que la mitad de los padres opinó que no es necesario supervisar más de lo que lo hacen, aquello que sus hijos miran en internet o con quienes interactúan. Para los expertos, sin embargo, así como los padres controlan a qué hora va a bailar su hijo y con quién, lo mismo debieran hacer con la actividad que sus hijos mantienen por internet.
Pero lo que más sigue preocupando es que muchos niños por pudor o temor no informan a los adultos sobre estas circunstancias. El informe de la SAP dice precisamente sobre esto que "mucho más que el 25 por ciento de los chicos deben haber caído en la trampa de los hackers pero no lo informó a sus papás".Desde la Comisión de Seguridad Infantil de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico se traza una radiografía bastante esclarecedora y gráfica sobre la cuestión: "los padres creen que los chicos están seguros porque están en casa, pero en realidad están navegando por el mundo, y es importante que haya un adulto que los ayude y supervise en esa navegación".
Desde la Cámara se apunta además que son muchos los chicos que, por simple inocencia, brindan información sobre ellos y su familia a extraños que contactan en la web. Estas exposiciones involuntarias, se explica, van desde poner fotos de la puerta de su casa en fotologs hasta contar a qué colegio van, si se van o no de vacaciones o incluso juntarse con amigos que conocieron a través del chat y que, en el peor de los casos, puede ser un adulto haciéndose pasar por un niño.Para Traversa, el universo virtual puede convertirse así en "una selva misteriosa cuyos personajes son como los de 'El Señor de los Anillos', es decir criaturas siniestras que proponen dimensiones mágicas y conducen mediante señuelos a trampas.
El modo de vida que uno lleva como padre y los ejemplos que da son fundamentales para ayudar a los hijos a tener un contacto más seguro con la tecnología".Sobre esto, no son pocos los especialistas en temas informáticos que hablan de una marcada falta de conciencia entre los adultos sobre los riesgos que, dicen, supone para un chico sumergirse a solas en un mundo inagotable y sin filtros como internet. Los últimos estudios sobre el tema, de hecho, indican que sólo el 15% de los padres controlan el uso que hacen sus hijos de la web.Los expertos coinciden en que el control de los padres suele limitarse a la cantidad de horas que usan la web, pero poco se habla de los peligros derivados de la exposición de la intimidad, de la publicación de fotos personales o del eventual contacto con contenidos pornográficos o con adultos que puedan manipularlos.
Los entendidos en el tema apuntan también que muchas veces los chicos saben más que los grandes en cuestiones de tecnología, pero los padres están capacitados para aconsejarlos sobre cómo moverse en la sociedad, y eso no depende de ser expertos en una determinada herramienta tecnológica, sino de generar una comunicación entre padres y chicos que les permita compartir las experiencias.
NO SABEN
Un estudio realizado por la Sociedad Argentina de Pediatría indica que uno de cada 4 chicos vivió situaciones desagradables mientras navegaba por Internet. ¿Los padres? Más del 30% confió que no conocía el nick (sobrenombre) que usaba su hijo para chatear y más de la mitad reconoció que ignoraba los contactos que tenía en la Red



La creciente xenofobia por la crisis bajo la lupa de platenses en el mundo
Es una preocupación que se instaló en las últimas semanas. Visiones desde EE UU, Europa y Asia
"Parece que a algunas personas en el mundo siempre les vienen bien los inmigrantes para echarles la culpa de todo lo que va mal". La frase se la dijo hace unos días Carolina (12) a su mamá, Alicia Golijov, una platense que reside hace años en España. E ilustra, desde una perspectiva inusual, una preocupación sobre la que alertan los especialistas por estos días: que la crisis económica alimente actitudes hostiles hacia los inmigrantes en los países más afectados.
No es un temor infundado, sino que varios hechos producidos en las últimas semanas parecen apuntar en esa dirección: una huelga y movilización de trabajadores en el noroeste del Reino Unido para protestar contra la contratación de 400 empleados portugueses e italianos en la realización de una obra; un proyecto de ley presentado en Italia para que los médicos de emergencias denuncien si sus pacientes son extranjeros indocumentados o la propuesta de un senador estadounidense de que las empresas despidan primero a trabajadores extranjeros cuando enfrenten dificultades.
Son indicios que preocupan, sobre todo en momentos en que los efectos de la debacle financiera encuentran expresión concreta en la economía real: el último viernes se hicieron públicas las cifras del desempleo en Estados Unidos que resultaron las más altas de los últimos 25 años: 8,1%, lo que implica que 651.000 puestos de trabajo se destruyeron durante el mes de febrero. En España la tasa de paro (índice de desocupación) alcanza al 14% y algunas previsiones la ubican en el 17,7% al promediar este año y en el 20% el año próximo. De la mano de estos índices, la prensa española revela cambios en la vida cotidiana como éste: la proliferación de carteles xenófobos en las inmediaciones del estadio del Real Madrid.Otro hecho contribuyó a instalar el tema: el asesinato de dos jóvenes chilenos que participaban del programa Work And Travel en la ciudad de Pensacola (Estados Unidos) por parte de un hombre de 60 años, Dannie Baker, al que sus propios vecinos atribuyeron una actitud hostil hacia los inmigrantes.
Con todo, el caso aún se investiga y las motivaciones del asesino no están claras.En este marco, platenses en el mundo consultados por este diario analizaron el impacto de la crisis en sus países de residencia y dividieron opiniones frente al tema puntual de la xenofobia.Si bien todos destacaron que no es algo que los haya afectado en lo personal, algunos dijeron percibir una preocupación creciente frente al problema de la mano de la crisis en las sociedades en las que residen. Y otros destacaron la existencia de casos resonantes -aunque aislados- de xenofobia, aunque declinaron asociarlo al problema económico. Para Claudia Navaja, una platense que reside en Fort Lauderdale, Estados Unidos, "siempre que surge una crisis económica o social existe la tendencia a culpar a aquellos que, por buscar un futuro mejor, quizás no luzcan ni vivan como los demás.
Estas actitudes existen y no sólo en Estados Unidos, sino en el mundo entero"."Para quienes son hostiles a los inmigrantes cualquier argumento es útil y esta vez los que se escuchan son la amenaza a los puestos de trabajo y la saturación de la Sanidad Pública. Esto es triste y nos enrostra uno de los aspectos más destructivos de nuestra sociedad global: la mezcla de ignorancia con liviandad, que es puro peligro", opinó Alicia Golijov, quien sin embargo concluye que "esta crisis global debería transformarse en la gran oportunidad para mejorar nuestros valores de convivencia".
Alejandro Zunca es platense y trabaja como enlace hispano portugués del departamento de policía escolar de la ciudad de Baltimore, en Estados Unidos y si bien reconoce que en algunas situaciones se observan actitudes discriminatorias hacia los inmigrantes, entiende que no aumentaron con la crisis económica. Stella López, que vive en Nueva York, tiene una opinión similar.
Para Martín Musaubach, que reside en China, la situación fue complicada antes de las olimpíadas, pero hoy se revirtió completamente en ese país: "en ese momento hubo una escalada de hostilidad contra inmigrantes ilegales de otros países asiáticos, como vietnamitas y mongoles. Pero hoy el pueblo chino, a la inversa que Europa está ávido de recibir extranjeros para sumarse a la comunidad internacional después de años de aislamiento".

Fuente Diario el Dia.-

No hay comentarios: